berlin-marathon-2015-1

42nd BWM Berlin Marathon

Llevaba meses con esta maratón en la cabeza, y es que la BMW BERLIN MARATHON no es una maratón cualquiera. Forma parte de las WORLD MARATHON MAJORS, un conjunto de seis maratones consideradas como las mejores del mundo, en las que se encuentran Nueva York, Tokio, Chicago, Boston, Londres y Berlin.

Después de correr mi segunda maratón en Barcelona este mismo año y con un tiempo final de 2h 49min 38sec, el objetivo de Berlín no podía ser otro que mejorar esa misma marca. Berlín es una maratón rápida por el poco desnivel que tiene y por las anchas avenidas por la que transcurre la carrera. Es famosa por todos los récords mundiales que caen año tras año, y allí quería estar yo para superarme a mi mismo y correr por las mismas calles que había corrido mi padre allá en el año 83.

A medida que iban pasando las semanas de entrenamiento, el objetivo final se iba perfilando, llegando a la conclusión de que el tiempo a batir tenia que ser el bajar de las 2h 45min 00sec , un objetivo exigente teniendo en cuenta que tenía que rebajar mi marca 5min en tan solo seis meses de diferencia y entrenando prácticamente en solitario y contra el calor del verano.

Llegamos a Berlín el jueves por la mañana, hacía fresquito y eso era buena señal. Después de estar entrenando todo el verano a temperaturas bastante altas, correr con una temperatura baja sería idóneo para rendir al máximo.

berlin-marathon-2015-2

Tanto jueves como viernes estuve haciendo turismo por la ciudad, descansando muy poco y pasando muchas horas de pie. Sabía que eso no era lo mejor para correr en buenas condiciones el domingo, pero no podía desaprovechar la oportunidad de conocer una ciudad tan interesante como Berlin.

Viernes por la tarde fuimos a buscar el dorsal a la feria del corredor, situada en el aeropuerto de Tempelhof, un aeropuerto que cerró sus puertas en 2008 y que ahora se usa para ferias y convenciones. Es en la feria donde te das cuenta de lo grande que puede llegar a ser esta maratón. Una exposición que ocupa tres hangares del aeropuerto, donde las mejores marcas muestran sus nuevas tecnologías y colecciones.

Sábado rodaje suave de 15 minutos por el parque que teníamos en frente del apartamento para posteriormente seguir con una visita exprés al famoso muro de Berlín. Por la tarde ya tranquilo en el apartamento aproveché para dejar todo listo para la carrera y ultimar un par de detalles que me faltaban por decidir, como por ejemplo, el hecho de llevar los cuatro geles conmigo en lugar de dárselos a Nuria para que me los entregara en distintos puntos del recorrido como ya hicimos en Barcelona. Berlín es una ciudad que no conocemos y la probabilidad de no encontrarnos era demasiado elevada, no me la podía jugar.

Domingo 27 de Septiembre

Llega el domingo, por fin. Desayuno un par de tostadas con mermelada y nos vamos en taxi hacia el hotel NOVOTEL, muy cerca de la salida, donde están alojados unos amigos. Allí aprovecho para tomar café e ir al baño. Hay un montón de chinos, koreanos y gente de todos los países, el ambiente es brutal.

Después de una buena caminata para dejar la bolsa en el guardarropa, voy calentando hacia mi cajón de salida. Los cajones estaban separados por marca acreditada, así que yo me voy al cajón B, para corredores de 2h 40min a 2h 50min. Allí me encuentro con Uri, un amigo con el que había quedado para pasar juntos la media maratón en 1h 22min 00sec.

Justo antes de la salida, el speaker anuncia a todos los corredores élite que van a disputar la carrera, comentando también lo más destacado de su currículum deportivo. En este caso os podéis imaginar… Kipchoge, E. Mutai, G. Mutai, Kebede y un largo etcétera.

¡Y suena el disparo! Apenas pasan catorce segundos hasta que cruzo el arco de salida. Hay bastante gente pero se corre por una avenida muy ancha y todos vamos a ritmos muy similares, por lo que se corre cómodo y sin problemas. Voy controlando el reloj, no quiero pasarme de ritmo pero tampoco dormirme. Para esta maratón he decidido hacer lo mismo que en Barcelona, olvidarme de GPS y usarlo como un simple cronómetro, marcando “laps” cada kilómetro indicado por la organización.

berlin-marathon-2015-5

Todo va bien, paso el km 5 en 19min 25sec, un poco más rápido de lo previsto pero controlando. El único problema es que desde el km 2 llevo el pie derecho completamente dormido, intento no pensar y centrarme en correr. Es una sensación algo incómoda pero como no duele sigo adelante y dejo de pensar en él.

Los kilómetros van cayendo y paso el km 10 en 38min 45sec. Debería ir sobrado tanto de piernas como de pulso pero la realidad es otra. No se si por la temperatura o por qué, pero tengo la sensación de ir un poco más alto de pulsaciones de lo habitual y me noto las piernas algo pesadas. Aun así el ritmo es bueno y el cuerpo responde.

Voy controlando el ritmo sin pasarme de rosca y comentando sensaciones de vez en cuando con Uri, que se le ve muy bien y con una zancada buenísima.

Pasamos la media maratón juntos en 1h 21min 47sec, un pelín rápida pero vamos bien. Mi idea es pasar con algo de margen para tener algo de colchón por si las moscas. Sobre el kilometro 25 le digo a Uri que tire, que voy un poco forzado y fijaré un ritmo de crucero algo más cómodo para mi, así que le deseo suerte y me concentro en hacer mi carrera. En todo momento le tengo a la vista, no llega a irse más de cuarenta metros pero a pesar de que el ritmo es muy bueno, se que tarde o temprano el hombre del mazo vendrá a visitarme.

Sobre el kilómetro 34 llego a conectar con él, le sigo unos doscientos metros hasta que noto, ahora sí, que empieza mi particular maratón. Una sensación de pesadez y falta de energía empieza a invadir mis piernas, ha llegado el momento, pienso.

Tenía previsto luchar contra el muro pero no tan temprano, esto se va a hacer muy largo pero en mi mente no cabe la posibilidad de rendirme después de haber trabajado tan duro durante cuatro meses.

Voy restando kilómetros, pasando algunos en 4min 13sec incluso, pero no tengo más remedio que aguantar. Empiezo a tener calambres en los dos gemelos, voy tirando hasta que se repiten en cada zancada y decido parar a estirar contra un árbol. Una decisión difícil porque pierdo la estela de un grupito de tres personas, que sin saberlo van tirando de mi.

berlin-marathon-2015-3

No tardo más de 10 o 15 segundos en estirar, pero ha valido la pena porque no vuelvo a tener problemas. Sigo corriendo, restando kilómetros y pensando en los amigos con los que he compartido entrenamientos este verano. Una vez llegado al kilómetro 40, miro el reloj y veo que si aprieto todavía tengo margen para hacer 2h 45min largos, cuando justo en ese momento me adelanta un corredor a muy buen ritmo y sin pensarlo me engancho a el.

Todavía no se cómo, pero después de correr un kilómetro detrás de él, saco fuerzas para escaparme directo hacia la espectacular Puerta de Brandenburgo. Ahora se trata de disfrutar, sin bajar el ritmo pero saboreando esos últimos ciento noventa y siete metros que te llevan al final de meses de duro trabajo para cruzar la meta en 2h 45min 32sec. 

berlin-marathon-2015-4

A pesar de haberme quedado a 33 segundos del objetivo estipulado, estoy muy contento por todo lo que he aprendido en este maratón. He mejorado mi marca en más de 4 minutos, pero de lo que más orgulloso estoy es de como he sabido gestionar la carrera, tirando de cabeza y peleando hasta el final. Estoy seguro que me va a servir de mucho para próximas maratones, que espero que sean unas cuantas.

Rafa Zugasti

Responsable de la tienda especialista en running Cuylás Sport Shop. Aficionado a viajar, apasionado del running e importante friki del calzado de correr. Dejó el triatlon de larga distancia para hacer lo que más le gusta, correr maratones. Tras conseguir una marca de 2h45´en el pasado maratón de Berlin, su próximo objetivo es la Marathon des Sables 2016.

Lee otros artículos escritos por .

Otros artículos

Escribe tu comentario. Por favor, se constructivo y educado. Gracias.